informacion_general 9980 Visitas

Prisiones domiciliarias

Publicado 30/04/2020 | 16:10

Desde el Partido Socialista misionero manifiestan que cada situación debe ser analizada minuciosamente teniendo en cuenta no solo el delito cometido sino también la situación de las víctimas.

Ante la situación sanitaria que vive el país y de la que Misiones no escapa,  diversas han sido las situaciones que atraviesa y atravesará la sociedad y sus instituciones. El Poder Judicial y el sistema penitenciario no son ajenos a estas nuevas circunstancias que exigen soluciones y respuestas satisfactorias. Las prisiones domiciliarias otorgadas en los últimos días ha generado revuelo en la sociedad argentina y misionera.

Entendemos que las medidas tomadas por el Poder Judicial y el sistema penitenciario, no son las adecuadas en todos los casos. Sostenemos  firmemente que cada situación debe ser analizada minuciosamente teniendo en cuenta en especial no solo el delito cometido sino también la situación de las víctimas. Si bien se exige la comunicación de los cambios en las condiciones en que se cumplirán el arresto del beneficiario, resulta evidente que esto no es suficiente para mantener el resguardo y la contención integral de las víctimas.

Sin ánimo de analizar las resoluciones judiciales que ordenan que se cumplan las condenas en los domicilios, desde el Partido Socialista creemos firmemente que debe buscarse alternativas que no solo tengan en cuenta el resguardo de los prisioneros ante eventuales contagios sino también, y por sobre todo, el cuidado de la integridad física y psicológica de las víctimas. Ordenar prisiones domiciliarias en residencias cercanas a las víctimas en localidades pequeñas y medianas, no solo es peligrosas sino también violentas para aquellas, debido entre otras cosas a la carga negativa psicológica que conlleva.

Pensamos que existen alternativas más adecuadas como ser la habilitación de establecimientos especiales para personas de altos riesgos que cumplen condenas, y que en condiciones correctas de aislamiento y cuidados, mediante protocolos a implementarse, se impediría eventuales contagios. De esta manera por un lado se estaría cumpliendo con la sugerencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con respecto a la situación sanitaria de las cárceles y por otro se evitaría eventuales daños físicos y psicológicos a las víctimas, más aún considerando que las mismas son niños, niñas, adolescentes y en su mayoría mujeres.