politica 216 Visitas

Empresarios argentinos evitaron apoyar protocolo antiacoso de la OIT

Publicado 24/06/2019 | 09:25

Argumentaron “razones técnicas”; críticas del sindicalismo. En el fuero del derecho laboral brotaron también duras críticas.

Como una postal de época respecto a tiempos de flexibilización laboral fue calificada la decisión de la comitiva empresaria argentina para abstenerse ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de aprobar un convenio contra la violencia y el acoso laboral. Desde la CGT, otras centrales obreras, los abogados laboralistas y otros foros se fustigó la decisión que, aseguran, "ratificó postura en la prioridad de reducción de costos laborales y evitar riesgos de judicialización", de empresarios.

La comitiva a la 108 conferencia mundial de la OIT y el consejo directivo de Azopardo expresó su rechazo a la tesitura patronal sobre el convenio 190 contra la violencia y el acoso laboral aprobado. El secretario general Héctor Daer y el titular de Relaciones Internacionales de la CGT, Gerardo Martínez (UOCRA), firmaron una declaración donde resaltaron que la temática sobre violencia y acoso laboral fue uno de los ejes que marcaron la cumbre en Suiza, con lo cual la actitud empresaria nacional "contrasta a la defensa de los derechos, laborales y humanos, de trabajadoras y trabajadores que logró masivo respaldo".

"Para la CGT la abstención remarca la falta de sensibilidad y compromiso con los sectores más vulnerables y desinterés por las normas que tutelan la protección de los trabajadores", concluyeron desde Azopardo, y señalaron que se confirmó un nuevo retroceso del país a nivel mundial sobre equidad y garantía de derechos.

En el fuero del derecho laboral brotaron también duras críticas. El titular de la Asociación de Abogados Laboralistas (AAL), Matías Cremonte, definió como "retrógrada" la actitud patronal y avizoró que la historia no está cerrada respecto a otros daños sobre derechos, mientras que Luis Roa, secretario académico de la carrera de Relaciones del Trabajo ( UBA) fue terminante: "La posición del empresariado en oposición al Convenio 190 de la OIT es impresentable. A confesión de partes, se relevan las pruebas. ¿Consideran el sector empleador que habrá mayor litigiosidad? Nos parece que llegó el momento de democratizar las relaciones laborales", ponderó Roa. Para el especialista definir la abstención en estas cuestiones "implica que toman la opción por mantener la violencia y el acoso en los ámbitos de trabajo, algo que repudian en amplio consenso sectores incluso de definiciones políticas encontradas".

En declaraciones periodísticas los representantes empresarios nacionales echaron mano a "cuestiones técnicas" para dar su afirmativa a un convenio que modernizó la cuestión de la violencia laboral a los tiempos que se viven. Definición que no tendrá al capítulo de Suiza como cierre sino que se amplificará en cuanto a posturas sindicales y de laboralistas. 

Definición que no tendrá al capítulo de Suiza como cierre sino que se amplificará en cuanto a posturas sindicales y de laboralistas. De hecho, la dirigente del Suteba María Torre  confirmó  el inminente tratamiento de la cuestión en la CTA de los Trabajadores.