policiales 147 Visitas

Audiencia clave para definir el futuro de los rugbiers

Publicado 13/02/2020 | 11:10

Los ocho acusados fueron trasladados desde el penal de Dolores a Villa Gesell. El juez Mancinelli debe definir las prisiones preventivas. La defensa solicitó arrestos domiciliarios.


Los ocho rugbiers que detenidos en Dolores por el asesinato de Fernando Báez Sosa llegaron a Villa Gesell, donde protagonizarán una audiencia en la que podrán declarar antes de que el juez de Garantías a cargo del caso, David Mancinelli, decida sobre las prisiones preventivas.

Custodiados por cuatro móviles de la policía bonaerense, en un micro policial, los rugbiers abandonaron poco después de las 6:00 el penal de Dolores para ir camino a Villa Gesell, donde llegaron pasadas las 8:00.

La Justicia resolverá si dicta o no las prisiones preventivas para los rugbiers apresados. La defensa de los imputados, a cargo de Hugo Tomei, solicitó que queden bajo arresto domiciliario.

La realización de esta audiencia surgió por los pedidos efectuados por la defensa de los imputados y por la querella, que representa a la familia de la víctima, a cargo de Fernando Burlando.

La presentación se realiza sin la presencia de medios ni de público, por pedido de la defensa de los acusados y por falta de espacio.

Tanto la defensa de los acusados, como la querella, y la fiscal del caso, Verónica Zamboni, expondrán sus argumentos ante el juez de Garantías, a quien le realizarán diferentes planteos y darán su versión de los hechos, antes de que el magistrado resuelva la situación procesal de los detenidos.

Esta instancia preliminar fue convocada por Mancinelli de manera «urgente», luego de que ambas partes lo solicitaran, tras conocerse el lunes último el pedido de prisión preventiva presentado por Zamboni, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Gesell.

Fuentes de la investigación informaron a Télam que la defensa de los rugbiers imputados del homicidio de Báez Sosa (18), ocurrido el 18 de enero último frente al boliche Le Brique, adelantará su intención de pedir una morigeración de la prisión preventiva y que queden bajo arresto domiciliario en caso de que el juez confirme la medida para todos o algunos de ellos.

Los acusados trasladados son los detenidos Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19), acusados de ser «coautores» del crimen; Luciano (18) y Lucas Pertossi (18), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20), considerados por la fiscal del caso como «participes necesarios».

No fue necesaria la presencia de los dos acusados que fueron liberados, Alejo Milanesi (20) y Juan Pedro Guarino (19), pese a que ambos siguen siendo investigados en la causa como «partícipes necesarios».

La querella, en tanto, expondrá algunas diferencias con la fiscalía respecto de la acusación, y fundamentará sus motivos para pedir que la imputación de «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas», incorpore los agravantes de «alevosía» y «homicidio por placer».
«Vamos a exponer las disidencias que tenemos con la fiscalía en el análisis de la prueba», adelantó a la prensa Fabián Amendola, que representa junto a Burlando a la familia de la víctima.

Aseguró además que sostendrán las razones por las que creen que «Milanesi y Guarino deberían seguir presos», y de por qué consideran que los diez imputados «participaron en la autoría funcional» del homicidio y deben ser considerados «coautores del crimen».

Fuentes judiciales indicaron que de todos modos la audiencia de mañana no tiene carácter vinculante para el juez, sino que es una instancia prevista por el artículo 168 bis del Código Procesal Penal bonaerense, cuyo principal objetivo es que las partes desarrollen sus argumentos antes de la decisión judicial, para la cual Mancinelli tiene plazo hasta el sábado.

La querella pedirá además que se establezca la identidad de otro joven que aparece junto a los rugbiers tras el ataque, según las imágenes de una cámara de seguridad, en las que se lo ve con una camisa negra.

En las últimas horas quedó descartado que se trate de un amigo de los rugbiers que aparece como «Santino» y «Salvi» en la imputación de la fiscal, ya que ese joven no estuvo entre quienes viajaron finalmente a Gesell, pese a que su nombre forma parte del grupo de Whatsapp «LosDelBoca3» que compartían los otros diez.

En la cita en el Juzgado de Garantías, los acusados presentes tendrán la posibilidad de hablar para que el juez tenga una primera impresión sobre ellos.

En su pedido de prisión preventiva de 251 páginas, la fiscal Zamboni consideró que los ocho acusados «tenían plena conciencia y conocimiento de que habían causado la muerte de Fernando» y «pese» a ello, «todos huyeron del lugar, y se escondieron.

«No sólo despreciaron la vida de Fernando, al agredirlo, pegándolo (SIC) vivo e inconsciente, sino que también huyeron para lograr la impunidad del hecho, sin siquiera intentar auxiliarlo en el momento que cayó al suelo», escribió sobre el ataque.