politica 470 Visitas

La senadora opositora Jeanine Áñez se proclamó presidenta de Bolivia

Publicado 12/11/2019 | 20:20

Los legisladores del Más no fueron al Congreso y ninguna Cámara pudo sesionar. Aún así, la senadora se auto designó presidenta por la virtual acefalía del cargo.

La senadora de Unidad Democrática Jeanine Áñez Chávez se proclamó presidenta de Bolivia en una sesión sin quórum por ausencia de los representantes del Movimiento al Socialismo (Mas), pero que no impidió que se nombrara como la sucesora de Evo Morales en la máxima magistratura.

Unas horas antes tampoco había habido mayoría para sesionar en la Cámara de Diputados, por lo que las renuncias de Morales y su vice Álvaro García Linera no fueron consideradas y en los papeles seguían a cargo del país, pese a que desde esta mañana se encuentran con asilo político en México.

Esa situación le sirvió a Áñez Chávez para considerar una virtual acefalía y declarase presidenta, pese a que unos minutos antes había reconocido que no había quórum para sesionar y por lo tanto la sesión carecía de validez.

En un pase de baile que desorientó a los periodistas presentes, abandonó el recinto del Senado y se fue al  hemiciclo de Diputados, donde las grades estaban cubiertas de públicos preparado para aplaudirla pero casi sin senadores en las bancas.

"El pueblo boliviano es testigo de que hemos hechos todos los esfuerzos necesarios para canalizar la presencia de los asambleístas de las tres fuerzas políticas, sin embargo, los parlamentarios del MAS no se han hecho presentes han expresado públicamente su decisión de no participar y todos sabemos que el presidente y vicepresidente han presentado su renuncia, abandonando el país, acogiéndose al asilo en México, lo que constituye un abandono de sus funciones", sostuvo la ahora mandataria.

"Me comprometo a asumir todas las medidas necesarias para pacificar el país", prometió la senadora opositora y en esos momentos las calles de La Paz estallaban en un enfrentamiento entre militantes del MAS, que desde temprano sitiaron el centro de la ciudad y amenazaron a los policías.