politica 6060 Visitas

Estándares morales

Publicado 30/12/2019 | 09:35

¿Realmente creen algunos que los proyectos políticos que hay en pugna son lo mismo? ¿O en verdad el electorado discierne por encima de los intereses que buscan proteger aquellos que ensucian una mirada elemental?

Me quedo con la segunda opción. El pueblo misionero discierne por encima de la guerra comunicacional. ¿Y qué es discernir? Bueno, vamos a los sinónimos: “comprender, penetrar, entender, descifrar, digerir, aclarar, desentrañar, distinguir”. Y sí, el pueblo hace todo eso y lo hace por encima del interés que hay de instalar que “da todo lo mismo”, “son todos iguales” y “venga quien venga, yo tengo que laburar”. Quedó claro, muy claro el 27 de octubre de 2019 que los proyectos políticos en danza no son iguales. De hecho, van en sentidos opuestos y la provincia de Misiones dio ganador al Frente de Todos. El Frente que encabezó Cristina Britez y que ganó de punta a punta (PASO y generales) logrando así su reelección hasta 2023.

Le recuerdo al lector desprevenido que a la boleta de Cristina Britez (lista 502) iba pegada la boleta oficial de Alberto y Cristina Fernández (lista 136) y esto es así porque el Frente de Todos a nivel nacional hilvanó la lista de representantes misioneros en tiempo y forma, no sin antes golpear todas las puertas que pudieran hacer aun más grande al frente en la provincia. Es así que el Frente logró su máxima representatividad aun por encima de las puertas que se cerraron en su nariz. Y pasó a ser el Frente de las mayorías misioneras, y ganó una elección nacional por fuera del aparato oficialista.
Hubo una clara intención de clonar el discurso del Frente de Todos luego de las PASO, e inclusive, camino a las generales fue tomada de rehén la boleta de Cristina Fernández (lista 136), esa que CFK pergeñó en su histórico anuncio del 18 de mayo de 2019 cuando nos anotició que sería Alberto el candidato a presidente y ella su vice. Fue tomada de rehén por largos días, con la idea de apropiación sin pagar derecho de autor, y sembrando confusión entre los misioneros sobre qué fuerza política representaba, al fin de cuentas, a Alberto Fernández y a Cristina.

Bueno mis amigos, ahora queda más claro cuál es la fuerza de Alberto y Cristina en la provincia. Se llama Cristina Britez y camina la provincia como muy pocos lo hacen. Se terminó la campaña, muchos volvieron a sus cuarteles, pero no hay quien pueda frenar a la Diputada Nacional del Frente de Todos. No hay quien pueda hacerle entender que ya todos aflojaron, que se apagaron las cámaras y que la postura de campaña ya no es necesaria.
Con una obstinada agenda de trabajo, Britez inició aquello que muchos prometen y pocos hacen; lealtad absoluta al voto misionero a través de su trabajo parlamentario y a la par, despliegue territorial en toda la provincia para recepcionar un amplio e interminable arco de demandas y a su vez, apuntalar la organización política de vastos sectores que le asignaron la máxima referencia de su espacio por mandato popular, es decir, por el voto.

Por esa razón es que el sábado pasado la encontramos encabezando un encuentro de la militancia en la ciudad de Apóstoles, esta semana visitará también la localidad de Puerto Esperanza y viene de ejecutar un disparo certero para la aprobación de la ley de Solidaridad que con tanta urgencia necesita nuestro presidente para empezar a ordenar la emergencia económica y social que nos dejó la Alianza Cambiemos. Pero noten una cosa, ¿Qué pasó con esa fuerza provincial que se abrazó cual madero en un naufragio a la boleta de CFK? ¿Por qué será que le permitieron a una Diputada de sus filas pasear por Orlando, Florida EEUU a la misma hora que luchábamos en la cámara baja para sumar votos que nos dieran la media sanción? Sin olvidar por supuesto que su par en la cámara alta, que responde al mismo rebenque, se ausentó al mismo efecto y con disímil razón.

¿Cómo puede ser posible que algún cara de piedra sostenga que en política son todos iguales cuando tenés a una Diputada como Cristina Britez que se hace 300km para participar de un encuentro de militantes un 28 de diciembre y tenés a otra Diputada que viaja a Disney World en un momento crítico sin un ínfimo reparo de su jefatura política? ¿Cuáles son sus estándares morales? Valga la ironía.

Hace muchos años, este cronista, que también es músico, escribió una canción en la que una de sus estrofas rezaba “si por la paz tengo que dar toda mi sangre la daré, lo que no quiero es que esa paz devore viva mi libertad”. Vivamos en paz, claro que sí, pero la paz no debe subsumir a la libertad. ¿Y qué nos hace libres? Nos hace libres la verdad.                  

Sergio Centenaro - Periodista, músico, militante político.