policiales 800 Visitas

Adolescente misionera murió en Corrientes cuando estaba cazando con un guía

Publicado 14/06/2021 | 10:40

El cazador relató que intentó quitarle el rifle a la menor, se produjo un forcejeo y el arma se disparó provocando la muerte de la menor oriunda de Candelaria.

Una adolescente misionera de 13 años murió de un balazo cuando participaba de una cacería en un campo de Sauce. El disparo de un rifle fue accidental, según informó quien la acompañaba. Cerca estaban un amigo, una hermana y el papá de la menor.

Según se pudo saber, la menor participaba de una jornada de caza y mientras estaba junto a un guía sufrió un balazo, surgido de un rifle de grueso calibre que se habría accionado en forma accidental.


El hecho sangriento sucedió en un campo que se llamaría “Taba Cuá”, indicaron fuentes de la Policía al diario Época de la vecina provincia.

El sábado a las 19:00, en la comisaría de Sauce recibieron un llamado alertando sobre el episodio que finalizó con la muerte de la menor. La posterior pesquisa permitió esclarecer algunos detalles.

La jovencita, identificada con el nombre de Eliana, resultó mortalmente herida a causa de un proyectil disparado con un fusil Remington, modelo 710, calibre 270 Winchester, con mira telescópica.

La bala ingresó en la región abdominal y salió por la espalda. La menor perdió la vida en cuestión de segundos.

El guía de caza, Ramiro Alberto S., domiciliado en Riachuelo (Corrientes), precisó ante las autoridades que todo se trató de un accidente.

En la versión delante de la Policía expuso que la menor dijo querer convertirse en “una cazadora” y por ello le pidió llevar el arma de fuego.

Cuando el hombre solicitó a la jovencita que devuelva el rifle, porque la veía caminar con dificultad, ella “habría resistido a dárselo y hubo un pequeño forcejeo”, durante el cual sucedió el disparo imprevisto. Esos fueron los dichos del adulto.

En otra parte del campo estaba una hermana de Eliana (tendría 15 años), un allegado a la familia de nombre Miguel y el papá de la víctima, José Alfredo P., de 49 años.

“Habían decidido separarse en dos grupos”, relató una fuente cercana a la pesquisa.

José P. y sus hijas son de Candelaria. La causa fue caratulada como “supuesto homicidio culposo”.