deporte 526 Visitas

La revancha de los All Blacks y el sentido homenaje a Maradona

Publicado 28/11/2020 | 16:00

Con un demoledor 38-0 Nueva Zelanda se vengó del seleccionado argentino de la derrota sufrida días atrás.

Los All Blacks se cobraron a lo grande la venganza ante los Pumas, que lograron un histórico triunfo hace quince días, este sábado en Newcastle (Australia) al vencer por 38-0 en el Tri Nations, en un duelo marcado por el emocionante homenaje dedicado en la previa a Diego Maradona.

Nueva Zelanda puso fin a una serie de dos derrotas, algo inédito desde 2011, y ganó el torneo del hemisferio sur, celebrado íntegramente en Australia este año debido a la pandemia.

Tras un 'haka', danza tradicional maorí de los All Blacks, ante una camiseta con el legendario 10 argentino, el tres veces campeón mundial borró las dudas con un partido redondo ante una Argentina, invicta en el torneo hasta este sábado, que no fue capaz de mover el cero de su marcador.

Este sábado Nueva Zelanda se gustó, volviendo a la línea de su juego, con un rugby rápido, ágil, inteligente y combinativo. El encuentro se celebró en el McDonald's Jone Stadium, en Newcastle, con Nic Berry (Australia) como árbitro, quien le sacó tarjeta amarilla a Tyrel Lomaxl de Nueva Zelanda y estuvo asistido por Angus Gardner (Australia) y Ben O'Keeffe (Nueva Zelanda).

Los tantos de Nueva Zelanda fueron concretados con tries de Will Jordan (2), Ardie Savea, Sam Coles y Patrick Tuipulotu, con cinco conversiones y un penal de Richie Mo'unga.

Tras culminar la quinta fecha Nueva Zelanda suma 11 puntos (con cuatro partidos), Argentina y Australia (ambos con tres) 6 unidades, quedando los All Blacks con el título prácticamente asegurado.

Nueva Zelanda tiene una diferencia de tantos de 64 contra -28 de Los Pumas y -36 de Australia, que podrían igualar a los All Blacks si en el cotejo entre ambos del sábado próximo en el Bankwest Stadium en Sydney hay un ganador con bonus ofensivo.

Todo fue para los de negro, de comienzo a fin, marcando diferencias en todos los aspectos que determinan la superioridad de un equipo sobre otro, como la posesión, la presión sobre el rival, el manejo adecuado del balón, supremacía en lines y scrums, y mucho protagonismo.

De aquel histórico triunfo por 25 a 15 Los Pumas cambiaron 10 jugadores y los neozelandese sólo tres, fueron dos semanas estudiando al equipo argentino y esperando el desquite, eso se quedó expuesto en la cancha durante el partido.

Nueva Zelanda sacó provecho de la utilización del kick, apeló a un juego corto y simple y el 10-0 parcial fue engañoso, merecían más.

Los All Blacks siguen en el tope del rugby mundial pero no son los de antes ya que desaprovecharon por detalles tres chances claras de tries y sólo Dan Coles pudo concretar uno, eso evitó un marcador más abultado al final del primer tiempo.

Argentina sufrió el partido con la defensa (149 tackles contra 44), que se desgastó ante el ataque sostenido del rival, y luego cometió errores no forzados en el manejo del balón con pérdidas de Nicolás Sánchez, Emiliano Boffelli y Felipe Ezcurra en la primera etapa, y con errores que se repitieron en el segundo tiempo.

Nada le salió a Los Pumas, ni tuvo la posibilidad de sumar puntos con un penal ante un adversario que totalizó el 71% de la posesión y 533 metros recorridos contra 132.

La etapa final no mostró otro desarrollo, los All Blacks estaban deseosos de ampliar la diferencia para asegurarse el bonus ofensivo y para cicatrizar la profunda herida que les dejó la caída anterior ante Los Pumas, algo que quedó expuesto en el festejo posterior a cada anotación.

Jordan, el jugador de Crusaders con un presente y un futuro notables, sumó dos tries por intercepciones, la goleada tomó forma, se acumularon los cambios y se concretó un triunfo muy claro para los All Blacks. Nunca hubo partido en Newcastle, Nueva Zelanda hizo todo lo que su entrenador Ian Foster había elucubrado en dos semanas de estudio y a Los Pumas no les salió absolutamente nada.

Ahora es el turno de la despedida ante Australia, el final del certamen para Los Pumas, que más allá de esta goleada, esta desarrollando una magnifica tarea, quedando claro no era campeones del mundo al vencer a los All Blacks ni ahora son un equipo indigno.