informacion_general 171 Visitas

ARA San Juan: alertan sobre la posibilidad de que prescriba la causa penal contra funcionarios

Publicado 13/10/2019 | 09:25

La querella los acusará de “homicidio reiterado con dolo eventual y abandono de persona”.

La imputación por presunto mal desempeño en la función pública contra los responsables políticos y militares del hundimiento del ARA San Juan, que tuvo lugar el 15 de noviembre de 2017, está a días de prescribir.

Esto es así porque el 25 de octubre de 2017 se cumplirá el segundo aniversario de la zarpada del submarino, junto a sus 44 tripulantes, desde la Base Naval Mar del Plata.

Y si bien está sobradamente acreditado que los militares fallecieron el 15 de noviembre, Valeria Carreras, una de las abogada de la querella unificada en la causa, indicó que el delito que habrían “perpetrado” los funcionarios públicos se configuró “el día que el ARA San Juan zarpó de la base naval sin las inspecciones de seguridad ordenadas”, como consta en documentos oficiales clasificados como “secretos”.

Por ende, si se cumplen dos años del hecho y los funcionarios en cuestión no son imputados en la causa -es decir, comienzan a ser investigados como sospechosos-, les aplicaría el instituto de la prescripción.

Es decir, no se podrían impulsar acciones penales contra ellos a menos que continúen en sus funciones. En ese caso la acción solo prescribiría una vez que dejen de ser funcionarios. La causa hasta el momento no tiene imputados.

Para evitar que este tramo de la causa quede afectado por la prescripción, al menos para los integrantes de la Armada que ya dejaron sus funciones, la abogada Carreras, junto a Fernando Burlando y Lorena Arias, solicitarán las imputaciones de los oficiales que por decisión del ministro Aguad, fueron pasados a retiro.

Se trata del ex jefe de la Armada al momento de la mayor tragedia de esta Fuerza en tiempos de paz, almirante Marcelo Srur; el contralmirante Luis Enrique López Mazzeo, por entonces comandante de adiestramiento y alistamiento de la Armada; el excomandante de la Fuerza de Submarinos, capitán de navío Claudio Villamide y el contralmirante Gabriel González, en ese momento jefe de la Base Naval Mar del Plata.

Cabe recordar que el informe final de la Comisión Bicameral que investigó el siniestro y el posterior operativo de búsqueda y rescate, señaló que es “indudable la responsabilidad política del gobierno nacional, a través de su ministerio de Defensa por esta tragedia que se cobró las vidas de 44 argentinos”.

También cargó las responsabilidades en la cúpula de mando de la Armada en la que, además, existía “una interna” ante el inminente cambio de mandos en esa fuerza militar.

Además de centrar la responsabilidad en la cartera a cargo de Oscar Aguad, el documento recalca que también es indudable que el presidente Mauricio Macri "tiene un grado de responsabilidad " por su condición de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

En el caso de Aguad, el documento se puso énfasis en “la falta de las diligencias adecuadas” porque el submarino “se encontraba realizando, según el Poder Ejecutivo Nacional, el mayor ejercicio naval de los últimos 30 años”. Ante semejante acontecimiento, indicó, no se tuvo en cuenta que la nave tenía “más de 30 averías o fallas técnicas previas a la autorización de la misión encomendada”.

La Comisión Bicameral también aseguró que “los responsables políticos manipularon la verdad de la información a los familiares desde los inicios”.

Al analizar qué fue lo que ocurrió, los legisladores aclararon que “es imposible un dictamen definitivo” dado que “no pueden peritarse los restos” del submarino y sus tripulantes, que siguen a más de 900 metros de profundidad y con pocas posibilidades de un rescate. Todo indica que el incidente ocurrido comenzó con “un principio de incendio en el balcón de baterías de la proa número 3, que obligó a la desconexión de la mitad de su sistema de propulsión”.

También se destaca que el problema se complicó porque desde la cadena de mandos “nunca se tuvo comprensión de la gravedad de la situación ni de la exactitud y magnitud de la avería y siempre se confió en el material”.

Según los especialistas, el principio de incendio se pudo haber originado en el ingreso de agua de mar "durante la maniobra de Snorkel, o por otra razón, de magnitud tal que deja a la unidad disminuida".