"11 Años de periodismo"

17:00 h | 10/01/2019

Diabulimia: una enfermedad poco conocida que puede ser fatal

La diabulimia (también conocida como ED-DMT1) se utiliza para referirse a esta combinación que amenaza la vida y la practica poco saludable de la restricción de insulina para manipular el peso o perderlo, especialistas en dialogo con Agencia Hoy, comentan la forma de prevención y el tratamiento.

La diabulimia es un trastorno que implica evitar las inyecciones de diabetes para adelgazar incluso a pesar de las complicaciones graves con la diabetes que esto conlleva. Un término que describe un nuevo trastorno alimentario y que afecta a las personas que padecen diabetes tipo 1. Término que aúna, por tanto, la diabetes con la bulimia, y que esconde una perturbación que puede tener consecuencias severas para la salud.

La diabulimia como la mayoría de los trastornos alimenticios puede dar inicio con la baja autoestima. Hay una preocupación con el peso corporal, la imagen física y el objetivo es el perfeccionismo. De esta manera, las personas que padecen esto son personas que piensan mas en blanco y negro, la zona gris es más difícil de comprender o aceptar.

La principal causa de la diabulimia es la obsesiónpor no engordar para cumplir con un estricto canones de delgadez. La preocupación por la dieta puede convertirse en una obsesión, en el caso de los diabéticos hace que incluso, la diabetes pase a ser un problema secundario. Los sucesos de ansiedad o depresión suelen estar presentes.


Señales de la diabulimia:

Muchas veces, como las personas con diabulimia no muestran necesariamente conductas como la restricción alimentaria, los vómitos ni excesivo ejercicio, el trastorno puede pasar inadvertido. Además, el paciente no suele tener conciencia de su problema y los profesionales y familia pueden interpretar los síntomas como los de un paciente con diabetes “incumplidor”, sin tener en cuenta el problema psicológico de base.

Esto explica la importancia de que los allegados al paciente y los profesionales que le atienden  conozcan  las señales de la diabulimia. Estas,  como con cualquier TCA,  varían de persona a persona, pero algunas claves son:

-Hemoglobina glicosilada consistentemente alta.
-Hospitalizaciones frecuentes por cetoacidosis diabética (CAD).  No obstante,  algunos pacientes sólo manipulan la insulina de acción rápida y siguen administrándose la  insulina basal, por lo que pueden no experimentan la CAD.
-Resultados poco fiables de los controles de la glucemia o ausencia de estos. Pueden manipular tiras reactivas, decir que olvidaron el glucómetro, etc.
- Menstruaciones irregulares o inexistentes.
- Fluctuaciones de peso inexplicables. Preocupación excesiva por su peso e insatisfacción con su imagen corporal. Independientemente de su peso real  (que puede ser bajo, alto o normal), pueden  pesarse varias veces al día y si ven algún aumento, omitir insulina y comidas.
- Patrones de alimentación irregular. Pueden restringir alimentos, saltarse  comidas,  eliminar los dulces para perder peso. Estas restricciones pueden ir seguidas de una intensa sobreingesta  (atracón), lo que les genera sentimiento de culpa, de fracaso y aumenta su ansiedad. Para compensar el atracón, vuelven limitar su ingesta y/o evitar la insulina. El ciclo vicioso se repite.

El objetivo  de las personas con diabulimia es bajar de peso y, aunque  algunos pueden mostrar pérdida de peso en un período de tiempo, la conducta alimentaria errática ralentiza el metabolismo y es infrecuente que la pérdida de peso se mantenga duradera ocurre.
Malestar al tener que ponerse insulina ante otras personas.

- Acopio de alimentos. La falta de insulina impide  la nutrición adecuada y esto genera hambre. Los pacientes pueden acaparar alimentos y comerlos en los  momentos que sienten hambre y no la controlan. Esto les puede generar  culpa, sentimientos de fracaso, de pérdida de control, vergüenza y ansiedad.

- Falta de conciencia del problema y de constancia en las citas con profesionales.
- Depresión, ansiedad, cambios de humor y/o  fatiga.

“Hay familias que conocen los valores bioquímicos y parámetros biológicos, por eso la habilidad familiar es variable, el médico de cabecera debe estar muy atento.”, explicó el dr.Luis Esquivel.

La dieta es la indicada para diabéticos, con restricción de carbohidratos (azúcares). Pero el problema es la conducta bulímica con vómitos intencionales y a veces atracones, por eso el tratamiento no es sólo dietético.

“el grupo riesgo son: los adolecentes con diabetes tipo 1El tratamiento es interdisciplinario, incluye médico diabetologo, nutricionista, psicólogo y otros.”,  finalista el especialista.

MR

COMENTARIOS