"10 Años de periodismo"

04:50 h | 13/09/2017

Siete de cada diez chicos toma alcohol desde los 12 años

Especialistas afirman que cada vez son más los niños que entran en contacto con bebidas alcohólicas, poniendo en riesgo su desarrollo cognitivo. Las más comunes para iniciarse son la cerveza y el fernet.

BUENOS AIRES.- Alertan que 7 de cada 10 chicos de entre 11 y 12 años del Conurbano bonaerense ya están iniciados en el consumo de alcohol por medio de bebidas como la cerveza y el fernet, una situación que puede generarles un deterioro cognitivo y diversos trastornos en su crecimiento.

Así lo reveló Claudio Izaguirre, titular de la Asociación Antidrogas de la República Argentina (AARA), quien advirtió que “hoy muchos jóvenes no conciben ningún tipo de contacto ocioso sin tomar alcohol”, es decir que no se juntan a charlar sin una botella con contenido alcohólico de por medio.

El número coincide además con el relevamiento llevado a cabo por el Observatorio de Adicciones y Consumo Problemático de la Defensoría del Pueblo bonaerense, que demostró que el 70% de los adolescentes a partir de los 12 años consume alcohol con distinta frecuencia.

“Es un tema que se ha naturalizado, sobre todo en la vida familiar. Hoy prácticamente 7 de cada 10 niños de entre 11 y 12 años ya están en contacto con el alcohol de manera habitual. En muchos casos, el grupo familiar lo entiende como el ingreso a la hombría o a la adultez del chico”, argumentó Izaguirre a Diario Popular.

El especialista explicó que “ya en la fiesta de egresados de séptimo grado se inicia una lucha entre padres y chicos porque ellos quieren tomar cerveza y quizás no se lo permiten”, mientras que aseveró: “En algunos puntos del Conurbano, la cerveza directamente la toman en la esquina”.

Sobre las motivaciones, precisó: “Cuando una criatura consume bebidas alcohólicas siente que está en un estado diferente. Se desinhibe y las cosas que le podían dar vergüenza dejan de darle vergüenza. Se convierte en ‘adulto y atrevido’ en ese instante. Esto hace que se conviertan en personajes importantes dentro de su grupo social”.

“El que no toma alcohol termina siendo ‘un tarado’ o ‘un nene de mamá’. La presión del grupo más el efecto que produce en el cerebro del chico el alcohol, hace que cada uno pueda conectar el alcohol con la diversión”, apuntó el especialista Izaguirre.

COMENTARIOS