"10 Años de periodismo"

12:15 h | 05/05/2017

Empleo público en Misiones: una estadística negativa

El problema de la falta de empleados públicos se complementa con la feroz precarización laboral que el gobierno provincial fue naturalizando hasta niveles inhumanos.

POSADAS.- El Ministerio de Trabajo de la Nación difundió recientemente una estadística que señala que entre diciembre de 2015 y el mismo mes de 2016, la cantidad de empleados en la provincia de Misiones  aumentó solamente 0,4 por ciento en Misiones, menos de la mitad de la variación promedio nacional, que fue de 1 por ciento. Esto sitúa a Misiones entre las provincias con menor crecimiento del empleo público, siendo la provincia con menor incremento del empleo público en el NEA, donde el resto de las provincias incrementaron su planta de empleados provinciales entre 3,3 y 4,5 por ciento.

Se trata de un indicador absolutamente negativo, que en el cotidiano se traduce en severas limitaciones para la ciudadanía en materia de atención estatal, en algunos casos como el de la Salud Pública, poniendo en riesgo directamente la vida de las personas. Misiones tiene apenas 49 empleados por cada mil habitantes. Esta proporción, que incluye  además una distribución inequitativa e ineficiente de los llamados “recursos humanos” (trabajadores con derechos para nuetsra organización) por distrito.

De este modo, se naturaliza la carencia de personal en hospitales – que decanta en sobrecarga horaria y explotación laboral del personal de Salud Pública-, la falta de trabajadores para la atención al público en organismos de la administración central, carencias similares en el sistema educativo de punta a punta de la provincia, en fin, la estadística se traduce en un Estado seriamente diezmado.

Otro ejemplo  claro de las consecuencias de la falta de personal estatal se da en el sector Guardaparques, donde apenas 120 guardaparques provinciales deben custodiar la totalidad de las áreas protegidas de la provincia (casi 800 mil hectáreas), en condiciones lamentables. Advierten los guardaparques que se necesita urgentemente sumar como mínimo el doble del personal actual, para poder hacer frente al flagelo de la caza furtiva y la depredación que azotan nuestros Bienes Comunes.

El problema de la falta de empleados públicos se complementa con la feroz precarización laboral que el gobierno provincial fue naturalizando hasta niveles inhumanos, como por ejemplo el caso de las trabajadoras de las guarderías dependientes del Ministerio de Desarrollo Social, que realizan la delicada tarea del cuidado de la infancia, totalmente en negro y con salarios por debajo de la línea de pobreza, situación que se repite con el sector denominado Promotores de Salud y en otros sectores del empleo estatal.

Por todo ello, llama poderosamente la atención que voceros del gobierno provincial presenten la reciente estadística como un aspecto positivo. Increíblemente, el discurso oficial sostiene que la acuciante falta de recursos humanos obedece a  una política fiscal conocida como “misionerista” que tiene por objeto cuidar claramente los recursos fiscales provinciales sin comprometer las finanzas provinciales”.

Esta mirada representa cuasi una apología del achicamiento del Estado, traducida en medidas que forman parte del paquete de ajuste que recae sobre la clase trabajadora, como ser la reciente prórroga – vía decreto del gobernador Passalacqua- de la suspensión de las designaciones en planta permanente en el Estado misionero.

Ante este contexto, desde ATE Misiones volvemos a remarcar que los trabajadores y trabajadoras estatales son garantes de los derechos de la ciudadanía. Menos empleo público, lejos de representar un indicador positivo, claramente representa un recorte a los derechos de la sociedad en su conjunto, sociedad que no debe naturalizar esta tendencia, sino reclamar junto a las organizaciones sindicales combativas, más trabajo, y más derechos tanto para los trabajadores como para la ciudadanía en su conjunto.

COMENTARIOS