"10 Años de periodismo"

08:20 h | 11/01/2017

No tienen agua potable, reciben facturas y órdenes de cortes por ese servicio que no se presta

Se trata de los pobladores del barrio Vista Alegre de Bernardo de Irigoyen, donde unas dos mil personas carecen del vital líquido. Cuestionan a la cooperativa Coopabil

BERNARDO DE IRIGOYEN. - En el barrio Vista Alegre, de, más de 400 familias, unas 2000 personas están sin agua, la Cooperativa de Agua Potable y Otros Servicios Públicos de Bernardo de Irigoyen Limitada (Coopabil) envía facturas y órdenes de corte por un servicio que no presta.

Waldemar Bogarín que vive en el lugar con su familia desde hace 22 años relató los inconvenientes que están sufriendo los habitantes de Vista Alegre.

"El tema del agua siempre fue crítico, junto con la luz, ya que la energía no daba abasto para bombear, entonces pusieron el agua potable y pasamos semanas y semanas sin agua por la deficiente energía. Y todo indica que el tema va a seguir mientras no se solucione la precariedad de la energía eléctrica.En Irigoyen es un problema repetido, nuestro pueblo creció en los últimos tiempos y son muchas las familias con chicos que van a la escuela. Somos gente trabajadora, y da pena cuando vemos a una madre o un padre de familia que se ven obligados a irse del barrio por la falta del agua. En 22 años nadie pudo solucionar el problema, es una vergüenza que el gobierno gaste tanta plata sin poder solucionar esto. Creo que los que entran al gobierno resuelven lo suyo, y usan a los pobres que están sólo para los votos", dice con pesar.

"Vamos a seguir luchando"
Bogarín como el resto de los vecinos, ve perjudicada su vida cotidiana por la falta de agua y luz. "Si tenemos un pedazo de carne en la heladera, hay que cocinarla porque se pudre, y los perjudicados siempre somos los pobres que tenemos que salir a trabajar por unos pocos pesos para comprar ese kilo de carne, mantener la familia. Sentimos el abandono del Estado. A los 73 años yo sigo trabajando porque no alcanza con lo que ganan mis hijos; ahora cuando llegue el tiempo de la votación vamos a ver a los políticos propagandear por acá. Y no es porque usted esté acá (dice refiriéndose al diputado Sereno); pero los del PAyS son los únicos que vienen todo el año, recorren las colonias y los pueblos, y están al tanto de las cosas que sufrimos los pobres", indica.
Lamentó que tengan que vivir con tantas carencias, tan infelices, porque Irigoyen es un pueblo que "debería estar bien atendido por los gobernantes de la provincia, y por el presidente también, porque es área de frontera seca. Muchas veces reclamamos, pero ellos no atienden".
Y ante ese abandono, "nos tenemos que arreglar con agua del pozo, ayudándonos entre todas las familias. Repartimos el agua del pozo que hicimos. Esperemos que el gobierno alguna vez tenga un poco de piedad sobre nosotros, y traten de solucionar. Creo que tenemos derecho porque somos gente trabajadora, y por eso reclamamos lo que nos corresponde, y vamos a seguir luchando, sin bajar los brazos", enfatizó Bogarín.

"Es una ironía que Coopabil nos envíe avisos de cortes"
Agustín Prestes Farías, es otro de los vecinos de Vista Alegre, que padece la falta de agua, una problemática histórica de la Coopabil. "Dicen que no tenemos agua porque no hay suficiente suministro eléctrico, pero se pasan la pelota entre Emsa y la cooperativa, y en el medio estamos los que sufrimos la falta".


Farías es padre de diez hijos, y seis están a su cargo, son once en casa, "y si no fuera por estos pozos artesanales que hicimos y las bombas que compramos no tendríamos nada de agua, y estaríamos con tachitos de 20 litros como todo el barrio. En una oportunidad la municipalidad trajo un tanque y lo instaló a 200 metros en una esquina, esa agua se calentaba al sol todo el día y teníamos que ir con baldes a buscar, una locura, entonces decidimos ayudamos entre todos, compramos la bomba, e hicimos el pozo artesanal, y por lo menos tomamos agua fresca, porque si tuviéramos que esperar a las autoridades, estaríamos muertos", grafica el hombre.

Detalla que decidió no pagar más las facturas de la cooperativa. "La luz viene más cara por el consumo de la bomba, y la Coopabil nos quiere cobrar como si nos diera un buen servicio. Me llega la boleta sujeta a corte cuando a mí ya me cortaron hace tres meses el agua, y el mínimo son 280 pesos. Yo trabajo haciendo changas, lo que gano es mío, yo no robo, así que tampoco voy a dejar que me roben y pagar por algo que no tenemos", expresa con absoluta razón.

Cuando los vecinos reclaman en Coopabil,  ésta responsabiliza a Emsa, porque la luz es baja y se les quemó el motor que cuesta 200.000 pesos. "Me dicen que si yo no pago, me dan de baja; pero les avisé que no voy a pagar hasta que la situación se normalice, si quieren, que corten la manguera. El barrio entero padeciendo. Somos más de 2000 personas, y es injusto pagar por un servicio que no llega".

"El Estado debe entender que el agua es un vital derecho humano"
En el barrio hace dos años se construyó una escuela que tiene dos enormes tanques, pero también carece del servicio. "Necesitamos el agua y que la luz se normalice, porque si tenemos que pagar 500 pesos de luz y 300 de agua son 800 pesos, y acá casi nadie tiene un sueldo fijo, hay que ganar esos 800 pesos. Estamos dispuestos a pagar, pero queremos el servicio", reiteraron los vecinos.

Por su parte, el diputado Martín Sereno, del Partido Agrario y Social se reunió con los vecinos, quienes le manifestaron su preocupación, por la falta del vital líquido a la que se ven sometidos. Detalló que en el barrio hay dos pozos perforados y sin embargo carecen del agua. "Tuvieron que hacer un pozo artesanal y entre varias familias compraron una bomba, y se turnan para bombear los pequeños tanques que pusieron, y con eso van subsistiendo".

Agregó que apelan a la solidaridad para que "un día llene el tanque uno, mañana otro vecino, y así van zafando. Y a pesar de que la cooperativa no les abastace, a ellos les vienen facturas de 200 y 300 pesos de Coopabil, y con la ironía de que están sujetos a cortes!. Algunos se ven obligados a pagar por un servicio que no les dan, y además abonar la luz porque tuvieron que comprar bombas, mangueras por el suministro eléctrico que necesitan para bombear ellos su propia agua del pozo. Esa es la situación en Vista Alegre y de otros barrios cercanos", explicó el legislador.

COMENTARIOS