"10 Años de periodismo"

17:40 h | 07/01/2017

Bajar la edad de imputabilidad, una medida represiva

Tras el crimen de Brian, el adolescente asesinado por otro de 15 años en Flores, el gobierno Nacional revivió el debate por la baja de la edad de imputabilidad.

El macrismo busca bajar la edad de imputabilidad de 16 a 14 años en nuestro país. Una medida que según funcionarios busca bajar los índices de inseguridad, y que “los delincuentes dejen de entrar y salir de las comisarias por su edad”.

Actualmente hay muchos menores de edad detenidos ilegalmente en nuestro país, golpeados por la policía y obligados a realizar ejercicios inhumanos por varias horas, algo que denunciamos constantemente, así entiende esta fuerza que se hacen mejores personas.

Esta ley vendría a institucionalizar la prisión de los menores, violando así pautas internacionales como la Convención de derechos del niño, niña y adolescentes a la cual nuestro país adhiere.

Normalmente escuchamos que “los menores cometen delitos porque saben que no van a ir presos”, esta premisa tan simplista, resiste poco análisis, ya que se estima que solo entre el 4% al 6% de los delitos son cometidos por menores de edad en nuestro país, penosamente no puedo dar datos más certeros, ya que ni el Estado los tiene. Los adolescentes no delinquen por que no van a ir presos, delinquen por hambre, porque son vulnerados y tienen un rol que les asigna el capitalismo que puede generar violencia en sus personas, porque no recibieron educación, porque el estado no los incluyo, porque la sociedad los marginalizo. De todo esto, ¿los culpables son ellos?, decir eso es no hacerse cargo, los niños son el reflejo de los adultos.

Basta con solo tocar una de las aristas mencionadas, la de la educación, Según el SNEEP (SISTEMA NACIONAL DE ESTADÍSTICAS SOBRE EJECUCIÓN DE LA PENA), El 74% de los presos no alcanzo o paso del nivel de escolaridad básica. Me pregunto, si el macrismo quiere que en nuestro país se cometan menos crímenes, ¿ porque busca bajar la edad de imputabilidad?, y  propone un recorte del 40 % de las becas a estudiantes de bajos recurso, una rebaja de los fondos para infraestructura de 70 % en términos nominales para la educación, y el ajuste de los postítulos del Instituto Nacional de Formación Docente (Infod) que se cursan en forma virtual desde hace varios años, lo que dejará en el aire a 2500 tutores, y por si falta mencionar, el ajuste que sufrió el CONICET semanas atrás.

Esta ley busca conformar a los sectores más retrógrados, con un apoyo mediático, generando la falsa ilusión de que viviremos más seguros. Internacionalmente hay ejemplos de sobra, de cómo, no solo que las cárceles se llenan de pibes, aumentando la población carcelaria (que supera lo permitido en las penitenciarías), sino que los crímenes y la reinserción a la prisión también, las cárceles en nuestro país, lejos de ser, como lo dicta el art. 18 de la CN "[...] Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, [...]", son depósitos de personas “indeseadas” para el sistema independientemente si hayan cometido un delito o no, donde se violan sistemáticamente los DDHH, por eso es que no sirven para el fin para el cual se creó, reforzando la violencia de las personas y su odio hacia el otro, donde privando de la libertad, se pretende enseñar a cómo actuar de forma correcta siendo libre.

La sociedad suele confundir el termino inimputable con impunidad, pasa eso porque se entiende como pena o sanción, meramente a la privación de la libertad, pero hay otras alternativas para prevenir que nuestros pibes caigan en la delincuencia, trabajando con todos los actores socio comunitarios e instituciones del estado, fortaleciendo la educación, generando trabajo para ellos, acompañamiento psicológico etc., claro son procesos que pueden llevar años, pero para el corto plazo se ha comprobado que la libertad asistida, que es donde el adolescente que haya cometido un delito tiene una persona que lo supervisa, genera  muy buenos resultado en los países que han desarrollado esta política de forma correcta, en Argentina no hay políticas públicas orientadas a los niños, niñas y adolescentes en conflicto con la ley penal, al menos no en el sentido de la reinserción social, entonces el Estado  lo que hace, es en vez de generar más políticas públicas, quiere esconder a esos pibes y pibas detrás de las rejas.

Lejos de ponerle un punto final, la sociedad debe comprometerse a discutir en profundidad este tema, pero con la claridad de que la privación de la libertad, poniendo al chico/a en un ambiente hostil, en su proceso de desarrollo genera grandes daños físicos y mentales irremediables.

COMENTARIOS