politica 24 Visitas

Ética profesional: De asuntos jurídicos a distribuir el negocio fiscal

Publicado 13/05/2019 | 07:15

Luego de ciertas coincidencias que oscurecen la transparencia en la administración municipal. Agencia Hoy pregunta: por qué contrataron a un abogado externo, y no lo designaron Director de Asuntos Jurídicos.

Agencia Hoy, luego de investigar un poco el tema pudo detectar ciertas coincidencias que oscurecen la transparencia fiscal. Cuando nos pusimos a investigar el contrato celebrado entre la Municipalidad de Posadas y el Dr Adrián Nuñez pudimos advertir un par de cuestiones que si bien no son ilegales, consideramos que son poco éticas. La primera pregunta que nos hicimos fue: Por qué contrataron los servicios del profesional como abogado externo, y no lo designaron como Director de Asuntos Jurídicos dentro del municipio. Pues con el cargo de director, podía llevar adelante las mismas funciones encomendadas como abogado externo. Si bien la respuesta tardó en llegar, pues el acceso a cierta información esta bloqueada, tenemos la suerte de que mucha gente quiere que la verdad salga a la luz, y que las cosas se hagan por derecha. De esta forma pudimos averiguar que el Dr Nuñez, es procurador de  Fiscalía de Estado de la Provincia, por lo cual no puede detentar dos cargos en reparticiones públicas, por ser ello incompatible. Sin embargo, dicha incompatibilidad no se da, en caso de ejercer la profesión libremente, y tener como cliente al municipio.

Pero, esa primer pregunta, así como la respuesta, generaron nuevos interrogantes. El primero es,  cómo llega el Dr Nuñez a celebrar dicho contrato con el municipio, y el segundo es, quién colaboró con ello.

Ante estos nuevos interrogantes, recurrimos al célebre refrán que se dice en nuestra ciudad, el cual expresa: “Posadas es chica, y nos conocemos todos”, y ante dicha expresión solo tuvimos que elegir las personas con quién hablar, para recolectar más información al respecto.

Por los años 2005/2006 en la calle 3 de febrero al  2019, funcionaba un estudio jurídico, cuyo nombre de fantasía era “NVA”, y al desmembrar las siglas, vemos que el nombre del estudio era Nuñez & Vernetti Abogados, a Nuñez ya lo conocemos, pero nos intrigo indagar quien era su socio, y ahí descubrimos que el Dr Vernetti, es el Subdirector de Asuntos Jurídicos de la Dirección General de rentas de la Provincia de Misiones, y como tal, la mano derecha de Thomas, siendo el ideólogo y autor de las reformas al Código Fiscal Provincial, y de la famosa aduana paralela.

Cuentan por lo bajo, que el ingreso del Dr Núñez a la Municipalidad de Posadas, se gestó con el intendente Franco, quien solicitó una reforma integral del Código Fiscal Municipal, la cual fue redactada por el Estudio NVA bajo la condición de que el Dr Nuñez, se convierta en apoderado externo de la municipalidad, y tenga a su cargo la gestión de determinación de oficio y cobro extrajudicial y judicial de la tasa de comercio municipal.   Es así que se procede a instalar el edificio de Av Trincheras de San José, donde, pese a no ser personal municipal, el Dr Núñez tenia y algunos dicen que aun tiene, su oficina. Para dedicarse a pleno, el Dr Núñez pide su afectación al Senado de la Nación,  bajo la orbita de uno de los senadores provinciales, quien certificaba sus servicios pese a que el profesional desarrollaba tareas en forma continua y constante en la ciudad de Posadas, y en relación a la gestión de cobro municipal.

En cuanto al negocio fiscal que desarrollaron desde tres de febrero, podemos decir que el circuito era sencillo, desde la DGR se llevaban adelante determinaciones de oficio del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, y si el contribuyente tenía domicilio en el Municipio de Posadas, se pasaba el dato, para que desde las oficinas de Trincheras de San Jose, se realizara una fiscalización y posterior determinación de oficio de la Tasa de Comercio. – inclusive se denuncio informalmente a un funcionario de rentas, que fue a trabajar al municipio, por haberse llevado la base de datos del primer organismo, denuncia que quedo en eso, en algo informal.

Luego de determinar la deuda tributaria rentas y el municipio trababan embargos preventivos a los contribuyentes, gracias a las potestades que les daban los códigos fiscales por ellos redactados, generándose de esta forma cuantiosas costas, que debían ser abonadas por el contribuyente, en caso de regularizar su situación fiscal.

Inclusive, cuando la Rentas, o la municipalidad de Posadas, sacaban moratorias o planes para regularizar deuda impositiva, expresamente establecían que para poder acceder al mismo se debía abonar los honorarios profesionales devengados. A modo de ejemplo, transcribimos el artículo 14 del decreto municipal N° 881/2016 que dice: “los Contribuyentes y/o responsables cuyas deudas se encuentren sometidas procesos judiciales de ejecución fiscal y/o medidas cautelares, deberán – previamente a la adhesión al presente régimen – hacerse cargo de las costas y demás gastos incurridos hasta el momento del acogimiento. Los gastos causídicos serán calculados sobre el importe de la demanda o medida cautelar presentada en sede judicial”.

Como no somos especialistas en la materia, para comprender un poco mas el artículo consultamos a profesionales del derecho para que nos clarifiquen ello, y nos dimos cuenta del negocio redondo que gestaron desde calle 3 de febrero.

Nos contaban que la cuestión era simple, a modo de ejemplo si  la determinación de oficio del tributo rondaba los cien mil pesos, a ello se debía sumar los intereses, y la multa por omisión, esta multa, si bien el código fiscal municipal establece que se fijara en un monto que va del 20 % al 200 % del tributo omitido, la Municipalidad por orden directa de Nuñez, siempre la estableció en el 200 %, ello es, el máximo. De esta forma, el monto total de la determinación, podía rondar los quinientos mil pesos, cien mil de capital, doscientos mil de intereses (la deuda generalmente era por los últimos cinco años) y doscientos mil de multa (200%). Con esa resolución determinativa, se procedía a trabar embargo sobre las cuentas bancarias del contribuyente, ocasionándole un grave perjuicio, puesto que normalmente las empresas trabajan activamente con sus cuentas corrientes, librando cheques, realizando las transferencias para pagar salarios etc.

El contribuyente al querer regularizar la situación para levantar la cautelar, se acercaba al municipio, y este le ofrecía ingresar en la moratoria, donde se le daba una quita de intereses y multas, que podía llegar inclusive al 100 %, pues el Secretario de Hacienda de la municipalidad tenia y tiene facultad para condonar dichos importes. De esta forma el contribuyente, terminaba aceptando pagar los cien mil pesos de capital, en 6 o 12 cuotas, pero para poder suscribir el plan debía abonar los honorarios profesionales del abogado que realizó el embargo  y los mismos no se calculaban con relación a los cien mil pesos que iba a pagar, sino por el total de la determinación, ello es quinientos mil pesos, que según nos comentan, en un caso hipotético como el descripto, el monto de honorarios que se debía pagar oscilaba entre cincuenta mil y setenta mil pesos.

En síntesis, cobraba casi lo mismo que la municipalidad,  pero antes. Y estos honorarios son independientes a los que le percibe al municipio según el convenio celebrado. O sea, cobraba sumas millonarias del municipio en concepto de honorarios profesionales por gestión de cobranza, y a su vez, cobraba también honorarios a los contribuyentes, generándose una fortuna incalculable.

Los socios del estudio de calle 3 de febrero  se distribuyeron el negocio fiscal, cada uno desde una repartición pública diferente, pero con un solo objetivo, cobrar honorarios exorbitantes a los contribuyentes utilizando para ello, las herramientas fiscales que ellos mismos diseñaron al momento de modificar los códigos fiscales, creando inclusive, dentro del poder judicial secretarias especiales para acelerar los trámites, y ser mas cuantiosas sus ganancias.

Si bien, hoy el municipio señala que el Dr Nuñez no tiene más relación contractual con el mismo, se puede advertir, que se han cambiado figuritas, pero la estructura subsiste, siendo regenteada desde la oscuridad por los socios del estudio NVA.