policiales 96 Visitas

Operativo Sapucay: el intendente de Itatí será juzgado desde agosto

Publicado 19/04/2019 | 17:00

Natividad Terán; su vice y otras 24 personas, entre ellas miembros de distintas fuerzas de seguridad, serán juzgados desde agosto por la investigación en el que se desbarató una asociación ilícita que llegó a traficar hasta seis toneladas de marihuana por semana desde Paraguay.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 3 de Comodoro Py fijó el inicio del debate para las 9.30 del 9 de ese mes y habrá audiencias todos los viernes subsiguientes en el mismo horario, para lo cual ya fueron citados 114 testigos. La investigación comenzó en 2014 y el operativo se realizó en 2017 por orden del juez de la causa, Sergio Torres, quien dispuso la elevación a juicio en marzo de 2018.

Además de Terán (52) y su vice Fabio Aquino (37) serán juzgados miembros de la Prefectura Naval Argentina (PNA), jefes policiales y agentes de esa localidad correntina, miembros de la Policía Federal, el segundo comandante de la seccional local de Gendarmería Nacional y abogados, entre otros.

En el requerimiento de elevación a juicio se remarcó que Terán y su vice “se encargarían de coordinar parte de las maniobras destinadas a la movilización de los narcóticos y de oficiar a favor de los miembros de la asociación para lograr su impunidad” y también se dedicarían a “movilizar el dinero obtenido como consecuencia del accionar delictivo para mantener su vigencia”.

El fallo también hizo hincapié en que los imputados “Carlos Alberto Bareiro (39), Luis Alberto Saucedo -el principal prófugo que aún tiene la causa- y Federico Sebastián Marín -detenido recién en 2018 y que irá a un segundo juicio por el caso- tendrían un desempeño preponderante frente a los demás miembros, coordinando en mayor medida las operaciones de tráfico ilícito y obteniendo el mayor rédito comercial por estas actividades delictivas”.

En cuanto a Francisco Noguera, Alejandro “Cucurucho” Piris (42); Alejandro Gayoso (47), alias “Cuate” o “Tru”, Federico Rachid Neme (32) y Corina Noguera (32), estos “estarían abocados a la manipulación directa de la droga, su transporte, al monitoreo de las rutas y caminos alternativos” y de “coordinar con quienes recibirían los cargamentos de estupefacientes”. Liliana Mareco Vargas (37), con la “asistencia” de Melanio Bovadilla Ríos (57), “sería parte del entramado de contactos que posibilitarían la comercialización de los narcóticos en diferentes zonas de la provincia de Buenos Aires”, continuó.

Mientras que Silvina Ayala (30) y Angélica Saucedo (46) tendrían como función “asistir” a Luis Saucedo y concretar “la entrega de dinero por orden de aquél como contraprestación de la compra de drogas, como así también el registro a su nombre o de terceros de vehículos automotores obtenidos con las ganancias del tráfico ilícito analizado”. Respecto de Hebelin Aquino (30), Julio César “Yuli” Saucedo (27), Cristian Aquino (42), Franco Rodríguez (22), Eduardo Correa (37) y un menor de edad se indicó que “se dedicarían a coordinar y concretar parte de las tareas vinculadas con la obtención y movilización de la droga” y “asistir” a Federico Marín.

En los casos del jefe policial Diego Ocampo Alvarenga (52), Mario “Moli” Molina (35), sargento de la seccional local; y Gabriela Quintana (31), cabo de la misma dependencia, “le brindarían protección directa a los integrantes del grupo delictivo para llevar a cabo las maniobras de tráfico ilícito, materializándose esta asistencia en darles apoyo frente a la intervención de fuerzas de seguridad nacionales, invocando jurisdicción sobre los hechos, o dándoles aviso de alguna medida restrictiva dictada en su contra”.

Por su parte, Rubén Ferreyra (46), alias “Gordo” o “Patrón”, subjefe de la Delegación Corrientes de la Policía Federal Argentina (PFA); y Carlos López (41), sargento de dicha delegación, “también tendrían como rol coordinar las tratativas relativas a las operaciones de tráfico ilícito” a través de Carlos “Carlín” Romero (49), mientras que Carlos Alcaráz (39) “le habría proporcionado información a la organización sobre las actividades de prevención y operacional de las fuerzas de seguridad con actuación en el lugar”. Y, por último, Omar “Martillo” Serial (65) “estaría ligado al ofrecimiento de dádivas para vulnerar el cometido de aquéllos”.