"11 Años de periodismo"

19:30 h | 14/03/2019

Sentenciaron al anestesista Gerardo Billiris a 14 años de prisión

Fue condenado por tentativa de femicidio, abuso sexual y suministro de drogas contra una joven en 2017

El anestesista Gerardo Billiris fue condenado este miércoles por la tarde a 14 años de prisión por haber suministrado drogas, abusado y haber querido matar a María Eugenia Belén Torres en 2017 en el barrio porteño de Palermo, según el veredicto leído en los tribunales federales de Retiro.

Billiris tenía un pedido en su contra de 28 años de prisión por parte del fiscal Marcelo Colombo, que consideró que los hechos fueron cometidos en el marco de una "notable desigualdad de posición entre el victimario y las víctimas", y que esa desigualdad se encuentra "atravesada por la subestimación al rol de la mujer". Por su parte, Fernando Burlando, abogado querellante, había solicitado una pena de 50 años.

En el juicio también fue condenado el relacionista público Juan Martín Mercado a 6 años de prisión. En tanto fue absuelto Christopher Rosenthal Verdaguer, hijo de un reconocido operador de seguros, que había sido acusado de abuso y suministrarle drogas a Mercado.

Billiris, que ya pasó dos años en prisión, también fue inhabilitado para ejercer la medicina por 10 años.

En sus últimas palabras ante el jurado, Billiris dijo estar arrepentido y pidió perdón: "Quiero poder criar a mi hija y pedirle perdón a la señorita Belén torres. Yo nunca quise hacerle lo que pasó a nadie se le hace una cosa así. Les pido perdón lo que habrán sentido los padres y ella. Le pido perdón a la familia".

El caso
María Belén había conocido a Gerardo Billiris por Tinder y, después de intercambiar algunos mensajes, él le ofreció trabajo. Según relató la joven, al principio desconfió pero después pudo comprobar que Billiris era coordinador de Anestesiología Pediátrica del Hospital Militar y le sirvió la propuesta.

El día que casi la desfigura a golpes, cuando terminaron de trabajar, él le ofreció drogas y ella aceptó a pesar de que no solía consumir. Después de varias horas el anestesista empezó a convulsionar, Belén trató de ayudarlo y Billiris la molió a trompadas y patadas en todo el cuerpo y en particular en la cara.

COMENTARIOS