"11 Años de periodismo"

18:30 h | 03/01/2019

Año nuevo, Estafa nueva





El 2019 se inició con varias malas noticias para los argentinos pero para los vecinos de Posadas, Garupa y Candelaria, que vienen siendo rehenes hace décadas del monopolio Zbikoski, ya no es sorpresa que en estás fechas aumente el boleto del servicio de transporte público.

En el lapso de un año el pasaje aumentó casi un 100 % (enero 2018= $ 10,50 - enero 2019= $ 20) cuándo la inflación fue del 45 % aproximadamente, los "motivos" dados por el monopolio son principalmente la quita de los subsidios del gobierno nacional. Pero jamás han mostrado números que avalen que de verdad "no le cierran".

El servicio no solamente es muy oneroso sino que además es un verdadero desastre, una burla para con los usuarios, una estafa con todas las letras. Quita de frecuencias injustificadas, cambios de recorridos sin avisos, coches que parecen un sauna, falta total de las "paraditas" de resguardo o falta absoluta de información.  Dos terminales de transferencia que han sido tomadas por el Grupo Z, cual ocupas, espacios públicos ambas pero donde se pueden presenciar diariamente el maltrato de la empresa con usuarios y vendedores ambulantes a quienes "mandan" al personal policial, que debería garantizar la seguridad, a reprimirlos porque quieren ganarse el mango. Además que la implementación de éstas terminales, lejos de mejorar el servicio lo empeoraron aún más.

Pero el problema no es sólo el Grupo Z, el problema es también político porque aquellos que deberían representar y defender los intereses de la gente son los responsables de haber otorgado una  concesión insólita de 30 años y que cuenta con la complicidad de Concejales y diputados sin olvidar del impresentable "defensor del pueblo" de Posadas que NO  hacen NADA para defender a sus votantes, por miedo o por alguna otra "razón'.

Existen alternativas, como el caso de la ciudad de Rosario donde el sistema de transporte cuenta con una empresa estatal que es la que regula de alguna manera todo el servicio. Otra sería la estatización total del servicio.

También se puede crear una cooperativa con líneas alternativas al "chiste" del servicio de los Zbikoski. O bien esperar el milagro y creer que los responsables políticos se pondrán los pantalones y exigirán la mejora del servicio y volver el importe del boleto al 31 de diciembre y si no lo cumplen, retirarle la concesión y llamar a una nueva (pero esto es solo un suesueño.

La realidad marca que hoy solo un grupo de usuarios autoconvocados acompañados por algunas pocas expresiones políticas y sociales son los únicos que están dando pelea contra el "dueño del colectivo" en las tres localidades y que están dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias para garantizar a sus vecinos el derecho al transporte público; pero todavía son pocos aunque dicen que no van a rendirse hasta ser muchos y ganar la pelea contra el Monopolio.

Así estamos, el año comenzó con una nueva estafa del Grupo Z pero espero que ésta vez no se la "lleven en pala" como siempre y al final gane la gente.

COMENTARIOS