informacion_general 1055 Visitas

Mitos sobre la llegada del verano y el cuerpo

Publicado 11/10/2019 | 12:45

Comenzó la primavera, se acerca el verano y con él la obsesión por verse bien. 

Empieza la primavera y comienza el pánico por el cuerpo, la ansiedad de "llegar al verano" sin importar el daño que le hagamos al cuerpo. Argentina es el segundo país con trastornos alimentarios del mundo, y no es casualidad: abundan las publicidades de dietas, siempre se imponen estereotipos generando frustración en quien no lo cumple, se hacen comentarios sobre el cuerpo, sobre la alimentación del otro, etc. No se suele tomar a la comida como algo placentero ni de disfrute, hasta ni siquiera para nutrirse, sino que es un tema que hasta da vergüenza hablarlo en reuniones, o hasta da vergüenza comer en frente de otros por el que dirán. Cuando esta por empezar el verano, empiezan a verse mucho las publicidades de jugos detox "quema grasa y desintoxicantes".

¿Que son estos jugos? Básicamente son jugos de frutas y verduras. Nada más que eso. No hacen magia. Solo sirven para aportar vitaminas y minerales de frutas y verduras, lo cual son súper útiles en personas que no consumen estos alimentos porque no les gusta. Si bien es mucho mejor consumir la fruta y la verdura entera, con sus fibras, es un buen recurso para aquellas personas que no lo hacen.

Ahora bien, no es real que desintoxican y queman grasas. Nuestro propio cuerpo tiene dos órganos que se encargan exclusivamente de eso: hígado y riñón. No se necesitan jugos para desintoxicar.

Tampoco podemos vivir a base de jugos ya que bajaremos de peso, pero ese peso perdido es de agua y músculo ya que la cantidad de hidratos que se puede consumir con esos jugos no alcanza, y tampoco hay proteínas, y sin ellas, el tejido no se forma, y cuánto menos músculo, más lento funciona el metabolismo. También aumentará la ansiedad por las restricciones, va a haber hambre real, vamos a sentirnos débiles y al momento de terminar con "el plan detox" vendrá el aumento de peso pero de masa grasa ya que es más fácil generar grasa que músculo, y durante ese tiempo, el cuerpo estuvo en "estado de ahorro y alerta". Además de estos jugos, se suelen promover muchísimas dietas de hambre, que generan desequilibrios en el cuerpo y en la mente. Luego de la dieta viene el descontrol alimentario y el círculo de "atracón-dieta-atracón" que genera angustia, enojo, frustración y otras emociones negativas.

No solamente sucede todo esto, sino que en personas vulnerables a padecer un trastorno alimentario, una dieta lo puede desencadenar. No todos son propensos a padecerlo, tienen que darse varios factores, pero en quienes son vulnerables, una dieta termina enfermando. Hay personas que con la restricción se sienten que controlan la vida y hasta les genera placer, por lo tanto pueden caer en una anorexia, o quienes no soportan la restricción terminan en atracón y purgas (como vómitos, ayunos diuréticos, laxantes, ejercicio físico excesivo) o directamente en atracones. Hay muchísimos trastornos alimentarios, y todos son igual de graves, y es fundamental que se empiece a hablar de lo que puede generar una dieta tan estricta.

El mensaje de "llegar al verano" hace que las personas vulnerables puedan desarrollar un grave trastorno alimentario. Las publicidades y el culto al cuerpo delgado y "perfecto" alimentan a que las personas con baja autoestima no se quieran como son, que quieran copiar el cuerpo de otro, lastimando el propio. Por eso es importante difundir y concientizar para que cada vez menos personas caigan en trastornos alimentarios. Tenemos que entender que la vida no pasa 100% por el cuerpo y nuestra imagen que también es importante alimentar nuestra autoestima, disfrutar reuniones con amigos, familiares y de la vida en general.



* Agustina Murcho - Lic. en Nutrición. Autora de los libros "Podemos comer de todo" y "Podemos querernos más". Instagram @nutricion.ag