informacion_general 411 Visitas

Alimentante moroso: el caso Florentín muestra “el abuso y la funcionalidad de la Justicia con el Poder” de turno

Publicado 29/04/2019 | 17:40

Afirmó Gisela Subizar, ex pareja del secretario de Gobierno de Posadas, quien visitó este lunes el estuvio de LT4. “No voy a bajar los brazos”, dijo.

“Por mi hija no voy a bajar los brazos e iré contra cualquier poder que se me cruce enfrente”, afirmó la abogada María Gisela Subizar, ex pareja del actual secretario de Gobierno de Posadas, Mario Fabián Florentín, a quien denunció por incumplimiento en el régimen de visitas y en paso de la cuota alimentaria correspondiente, para la hija de ambos, quien es menor de edad.

El funcionario municipal que se encuentra de licencia continúa en el registro de alimentantes morosos y no recibió ningún tipo de sanción dentro de su ámbito laboral. En su visita al estudio de LT4, Subizar detalló el peregrinar que debió realizar en la Justicia misionera durante estos once años. La causa se inició en mayo de 2008 en el Juzgado de Familia Nº 2 con una demanda por cuota alimentaria y el pedido de un régimen de visita por parte del propio Florentín.

El monto inicial abonado fue de entre 500 y 600 pesos, explicó la entrevistada y agregó que posteriormente se incrementó a mil pesos, pero el ex diputado provincial no proveyó a su hija de ningún otro aporte respecto a vivienda, escolaridad, indumentaria, obra social, etc. Todo estos ítems fueron solventados por la madre quien hace 26 años ejerce como profesional judicial y es empleada del Gobierno provincial.

Durante la entrevista radial, la mujer apuntó contra el sistema judicial por la dilación en las resoluciones del caso, “la Justicia no cubre las necesidades de los menores” y “cuando esta el poder político siempre se agrava” esta situación, sentenció. Al tiempo que agregó “la Justicia misionera insolventó a mi hija” porque permitió, ante la falta de celeridad, que el padre de la misma pueda insolventarse cediendo empresas e inmuebles para evitar embargos sobre los mismos. Este el caso de un departamento céntrico donde supuestamente habitaba que fue entregado a la madre del denunciado.

Subizar aseguró que Florentín jamás cumplió con las visitas pautadas con la menor, además sostuvo que denunció domicilios falsos, donde debía encontrarse con su hija, por lo que fue intimado por la Justicia a dar a una nueva residencia. El actual funcionario de Joaquín Losada solicitó ver a la nena tres veces por semana desde la tarde hasta la noche. “Cómo iba a dejar a mi hija en un lugar que no conocía todas esas horas”, dijo la entrevistada, quien afirmó que la intención de su ex pareja era solamente “corromper su la tranquilidad y de mi hija”.

También ratificó lo publicado por éste medio días atrás cuando se difundió un hecho de violencia de género contra la denunciante. Pero la situaciones irregulares no quedaron ahí, Gisela recibió amenazas, hasta tuvo que irse de la Provincia. Recordó cuando la echó de la casa en la vivían ambos mientras cursaba un embarazo de riesgo, jamás la acompaño en ese proceso. Hasta incluso la despidió de todas los negocios que tenían en común ejerciendo un claro hecho de violencia económica.

En el año 2013 fue diagnosticada con cáncer, debió tratarse en Buenos Aires y “él (Florentín) no fue capaz de pagarle ni un pasaje a la hija para que me vaya a ver, ni de llevarla a la escuela mientras yo estaba internada” de todas esta cuestiones se encargaron los familiares y amigos de la ex esposa del dirigente Renovador. En cuanto al vinculo con la menor, Subizar relató que casi no existe, “en la escuela no lo conocen, participó de un cursillo de confirmación porque podía conseguir votos ahí. El pediatra me dijo que tampoco lo conoce”, “es un papa de foto de facebook” pero después no participa en la vida diaria de la adolescente.