"11 Años de periodismo"

10:15 h | 03/12/2018

Alquiló la casa del Iprodha a funcionario, intentó regularizar la situación, terminó preso y su familia en la calle

Se trata de Abel Domínguez que residía, hace 3 años, en el barrio Los Lapachos de Posadas. Denunció, por pedido del Instituto, al escribano del Gobierno Walter  Pintos Garro y a su esposa Gabriel Monjes

• AUDIO




Los operativos del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha) continúan desenmascarando las situaciones irregulares de adjudicatarios que a su vez son funcionarios públicos y que se aprovechan de la necesidad de vivienda de la gente.

Luego del escandaloso caso Fabio Zapelli, subsecretario de Ecoturismo de la Provincia ahora se conoció que el escribano del Gobierno Walter  Pintos Garro y a su esposa Gabriel Monjes, que se desempeña en el Registro de Propiedad del Inmueble, también incurrieron en el alquiler de una vivienda que pertenece al Iprodha. Así lo advirtió, Abel Domínguez, damnificado por esta situación en declaraciones a LT 4.

Según relató el hombre todo comenzó cuando los inspectores del Iprodha realizaron los controles para confirmar que los titulares de las viviendas residan en las respectivas propiedades: “Llegaron al barrio y mis vecinos les dijeron que esa casa se estaba alquilando, le dieron mi nombre. Posteriormente, recibí la notificación que debía presentarme y denunciar la irregularidad en el Iprodha”, dijo Abel y ahí comenzó  su calvario.

Hace tres años que alquilan la residencia ubicada en el barrio Los Lapachos de Posadas. El viernes 30 de noviembre, Abel junto a su esposa y sus dos hijas, llegaron a su hogar, como cualquier día normal en sus vidas, sin embargo todo se transformó en pesadilla cuando se percataron que en cuestión de horas, habían levantado parte de un muro y bloquearon la entrada. “Ellos (por Pintos Garro y Monjes) estaban en la casa con un policía. No me dejaron ingresar. Nuestras documentaciones, nuestros muebles y nuestras vidas quedaron dentro”.

Además, según denunció Domínguez, no conforme con eso, “me detuvieron como un delincuente, me llevaron esposado y fue todo muy humillante”.  Fue llevado a la comisaría quinta y lo acusaban de “pretenso intruso”. También mencionó que “esa casa ya tuvo una denuncia por abandono”.

"Los días 20 de cada mes tenía que pagar el alquiler, y por cada día de retraso pagaba interés. Mantenía contacto con ella, no teníamos un contrato firmado, y ella me decía que nos comunicabámos por teléfono".

Abel recuperó la libertad pero él, ahora, está separado de su familia porque “estoy en la casa de mi mamá y mi señora con las nenas, en lo de mi suegra. Nos con lo puesto desde el viernes”.

Las casas del Iprodha que aún no fueron canceladas y son alquiladas, serán readjudicadas. Según se establece en la resolución 205/18, se procederá jurídicamente, denuncia mediante, a los efectos de que la vivienda cumpla el fin social para la cual se construyó.

Si una persona alquila una casa del Iprodha que no fue cancelada, tiene la posibilidad de denunciar esta situación en el organismo, lo que dispara una serie de inspecciones para constatar esas circunstancias, y de cumplir con los requisitos para acceder a una vivienda, se convierte automáticamente en adjudicatario.

COMENTARIOS