"11 Años de periodismo"

07:00 h | 03/12/2018

Auditoría de Emsa, capítulo I: Ferreyra pagaba casi 9 millones de pesos a monotributistas “fantasmas”

Agenciahoy pudo acceder a la auditoría integral que se le hizo a la empresa eléctrica misionera. “No se pudo determinar la función real…” que cumple cada monotributista sentencia el informe.

POSADAS. En exclusiva agenciahoy.com accedió a la auditoría que se realizó a la empresa Electricidad de Misiones S.A (EMSA). El informe es contundente y lapidario, sobre todo al referirse a la gestión de Sergio Ferreyra. Las conclusiones hacen hincapié en los periodos de servicio del ex presidente de la compañía (desde 2010 hasta el 2018).

“EMSA posee 132 empleados contratados bajo la modalidad de monotributistas, distribuidas en distintas áreas y distritos de Posadas y el interior. Estos empleados son destinados en su mayoría a cumplir tareas de limpieza, vigilancia, administración y choferes. Genera a la empresa genera una carga anual de $8.859.200…”, expresa en la pagina tres del informe de la auditoría integral de gestión. Lo sorprendente de esta situación es que los auditores no pudieron determinar la función real de los monotributistas.
Es común (lamentablemente) que en las instituciones estatales o empresas con acciones mayoritarias del Estado, sus presidentes, ministros o directivos, generen o creen puestos laborales “fantasmas” a través de monotributistas o constituyan empresas de dudosa procedencia, para enriquecerse ilícitamente ¿Será este el caso?.

Asimismo el informe destaca (de manera negativa) que “… con cada cambio del directorio se da ingreso a nuevos empleados para trabajar en el directorio en sí o para algún director en particular sin poder identificar si esto se debe a una necesidad determinada o son incorporaciones de tipo discrecional”. En este sentido, de la auditoria se desprende la cantidad de gerencias y directores, que de por sí es desproporcionada (valoración utilizada por el propio informe): “La estructura actual y formal de la empresa cuenta con un gerente general, 16 gerencias dependientes de la gerencia general, ocho subgerencias, 19 distritos dependientes de la gerencia interior y 10 sub distritos”. La conclusión con respecto a esta estructura es lapidaria: “existen numerosas inconsistencias, ya que, al cruzar la información con la Gerencia de Recursos Humanos, se detectaron más cargos de los definidos formalmente”. Traducido, existen personas nombradas en los directorios, que no asisten al trabajo. La auditoría no pudo corroborar la función de cada uno de los directivos.

Relacionado a los recursos humanos al momento de realizar el análisis, se desprende que la planta permanente de empleados es de 1964 agentes, concentrados en su mayoría en la ciudad de Posadas. Aquí, según el informe, “no existe una coherencia” entre los empleados administrativos y los operadores que trabajan fuera de la sede central. “Se considera que existe una sobrecarga de personas en puestos poco relevantes para la función de la empresa”, concluye el texto.

Por último, el informe sentencia que: “teniendo en cuenta la cantidad de personal, los puestos jerárquicos que algunos tienen, el costo que genera para la empresa y la poca utilidad funcional que se tendría, se recomienda la búsqueda de alternativas que permita poner a dicho personal en funciones que sean necesarias para la compañía”. Traducido, hay más jefes que personal que realmente trabaje en las direcciones.

COMENTARIOS