politica 2784 Visitas

Mariana Contartessi en LT4: Bolivia en la transición de Argentina

Publicado 13/11/2019 | 18:00

La crisis en el país limítrofe fue el tema central de las conversaciones que mantuvieron el presidente electo Alberto Fernández y Mauricio Macri, durante los últimos días.

A menos de un mes para el traspaso gubernamental en la Argentina, Alberto Fernández y Mauricio Macri continúan dialogando en el marco de la transición. En las últimas horas, la comunicación entre el presidente electo y el saliente tuvo como eje central la crisis institucional y social en Bolivia, indicó la analista política Mariana Contartessi en declaraciones a LT4.

Los dos puntos relevantes que trataron fue la posibilidad de salir en consenso (entre ambos sectores políticos argentinos) para brindar una declaración respecto a lo sucedido en el país limítrofe. Pero las posiciones fueron encontradas porque Fernández calificó a los hechos en Bolivia como un Golpe de Estado, mientras que Macri consideró que Evo Morales renuncia luego de que se cometiera presuntamente un fraude en las elecciones de octubre, donde ganaba en primera vuelta.

“El segundo tema fue la integridad física de Morales mientras permaneciera en Bolivia y si se lo podía recibir en calidad de asilado en Argentina, no hubo mucha recepción por parte del presidente, y luego ocurrió el periplo de Evo desde Cochabamba hacia México”, comentó la periodista.

“Después de hablar con constitucionalista considero que fue un golpe de estado”, afirmó Contartessi y agregó “producto del levantamiento de la policía boliviana y posteriormente a las Fuerzas Armadas pidiendo que deje el poder, cuando ambas fuerzas, se sublevan y no responden a tus ordenes, sin seguridad que garantice la paz social es difícil en una nación, es difícil sostener una presidencia”.

“Evo Morales termina este proceso político por su propia responsabilidad. En 2016 llama un referéndum para ir a una nueva relección cuando la constitución no se lo permitía y ese referéndum le dice que no con 51 por ciento de los votos. En diciembre de 2018 el tribunal Superior Electoral dice que Evo tiene derechos humanos para poder acceder a ser candidato y en 2019 se enfrenta con la otra cara de la realidad boliviana, donde la sociedad está fragmentada, por un proceso político de doce años, con un sector de la sociedad lo apoya y otra que está desgastada”, expresó la analista.

Y agregó “termina con un elección, que gana en primera vuelta por diez puntos de diferencia, pero en un escrutinio viciado de irregularidades” entonces “empieza la debacle, la OEA determina que hay irregularidades, y que debe volver a llamarse a elecciones, y cuando decide hacerlo es porque la policía comienza a amotinarse”.