"11 Años de periodismo"

09:45 h | 27/10/2018

Preparan un megaoperativo de seguridad para el juicio del Chapo Gúzman

Jurados anónimos, testigos secretos y locaciones encubiertas serán algunas de las medidas tomadas para evitar la fuga del narcotráficante.

El inicio del juicio contra el narco mexicano Joaquín Gúzman Loera, mejor conocido como “El Chapo” Gúzman, tiene en vela a todo Nueva York. A raíz del prontuario de fugas del narcotraficante, la Justicia estadounidense y la policía de la ciudad prepararon un operativo de seguridad especial, que no trascendió públicamente, para evitar operativos de rescate por parte del cártel de Sinaloa.

El viernes cinco de noviembre comenzará el juicio, a puertas cerradas, contra El Chapo, acusado de haber cometido 11 delitos, entre ellos el de haber traficado desde México decenas de toneladas de cocaína y heroína a lo largo de dos décadas como máximo responsable del cártel, haber conspirado para cometer numerosos asesinatos y haber lavado cifras multimillonarias de dinero del narcotráfico.

El narcotraficante podría ser condenado a cadena perpetua, pero no a pena de muerte, según lo acordado con las autoridades mexicanas, antes de su extradición. El fallo del juicio recién se conocerá cuatro meses después de finalizado el juicio.

Como medidas de seguridad, no se divulgaron los planes de encierro de Gúzman mientras dure el juicio, aunque se cree que podría ser trasladado de su actual lugar de encierro, a una celda aislada dentro de una cárcel de máxima seguridad de Manhattan, a algún punto de Brooklyn. De esta forma, se evitaría su traslado constante desde su celda hasta los tribunales, ubicado al otro lado del río Hudson.

Tampoco se dieron a conocer las identidades de los testigos. Se especula que se trataría de criminales que cumplen penas en prisiones norteamericanas o miembros del programa de protección de testigos. Además, no se sabrán quienes serán los miembros del jurado, quienes llegarán al tribunal escoltados y serán trasladados en buses blindados.

Entre los posibles testigos, se baraja la hipótesis de que se presenten los mellizos Pedro y Maragarito Flores, dos dealers de Chicago, quienes, en el 2008, accedieron a ayudar a la policía con la captura del narcotráficante. También podría tratarse de Vicente Zambada Niebla, hijo de la exmano derecho de El Chapo, quien tras declararse culpable de los cargos de narcotráfico en el 2009, aceptó ayudar a la policía.

COMENTARIOS