"11 Años de periodismo"

16:00 h | 04/07/2018

No le hagamos más daño a los jugadores

Cuando vi a Jorge Sampaoli saliendo por otra puerta en el aeropuerto de Ezeiza al llegar desde Rusia esta mañana me vinieron muchas preguntas para las que parecería no haber respuestas. ¿Por qué?

¿Qué tiene de distinto a un médico que viene de dar una charla en la Universidad de Harvard? ¿O de un jubilado que fue a conocer la tierra natal de sus padres? ¿O de un estudiante que viajó con una beca para perfeccionarse? ¿O de aquellos que fueron a colaborar con un lugar carenciado? ¿O de aquel funcionario que salió del país para hacer un acuerdo que esperamos que nos beneficie a todos?

¿Por qué los directores técnicos y los futbolistas salen por otro lugar? ¿Quiénes son? ¿Son seres superiores? ¿Quién se lo permite? ¿Quiénes son los responsables? Así estamos.

Los convertimos en superhombres cuando no lo son. Los futbolistas, en su gran mayoría, no hacen el check-in,ni el check-out, no se lustran los botines, no se limpian su ropa, no hace colas para despachar las valijas, dejan la ropa tirada en el vestuario, no levantan su mesa y muchos etcéteras más.

Por eso la imagen de hoy me pegó. ¿Y si empezamos a tratarlos como lo que son? Seres normales con un trabajo distinto. La única diferencia es que la gente sabe cómo trabajan ellos, y ellos no saben de qué trabaja la gente. El resto, es todo igual.

No le hagamos más daño a los jugadores, tratémoslos como lo que son: seres humanos que tienen virtudes y defectos como cualquiera. Que sirva, a partir de ahora: ganen, empaten o pierdan, todos tienen que pasar por la misma puerta.

COMENTARIOS